El otoño en Mallorca es como una segunda primavera. La humedad de las primeras lluvias y el calor provocan que muchas especies de plantas tengan una segunda floración antes de la llegada del invierno. En esta época del año es una auténtica delicia pasear por sus espacios naturales y por los parques y jardines de pueblos y ciudades. Uno de los más románticos es el conocido como ‘bosque de Bellver’, auténtico pulmón de la ciudad de Palma.

Mucha gente piensa que Mallorca es solamente un destino de sol y playa. Piensan que cuando llega el otoño todo se para hasta la próxima temporada, pero.. ¡nada más alejado de la realidad! En Mallorca brilla el sol una media de 300 días al año, la temperatura ambiente se mantiene suave durante todo el año, y después del verano la temperatura del agua del mar se sitúa en torno a los 25ºC. Con unas condiciones así, ¿quién puede resistirse a un chapuzón antes de que empiece el invierno?

Pero si lo que te gusta es la ciudad, esta época del año es perfecta para una excursión urbana al centro de Palma. En otoño ya no hay tantos visitantes, y recorrer la ciudad resulta tarea sencilla sin colas ni listas de espera. Sumérgete en el casco antiguo, recorre sus calles empedradas, sus barrios con encanto, y no dejes de visitar los museos y las galerías de arte de la ciudad y por supuesto ven a visitarnos para disfrutar de las mejores vistas desde un lugar privilegiado. Te esperamos en Es Baluard Restaurant & Lounge.

 

 


La mejor elección